Hasta 6 cuotas sin interés - Envío gratis a partir de $20.000

LAVADO

  • No esperar demasiado tiempo para lavar y permitir que se ensucie en exceso.
  • No guardar ropa húmeda, por lavado, lluvia, transpiración o cualquier otro motivo.
  • Antes de lavar desabrochar botones, vaciar bolsillos, desarremangar y levantar cuellos.
  • No cargar demasiado el lavarropas y utilizar dentro de lo posible agua fría o casi fría.
  • En su primer lavado algunas prendas suelen sufrir alguna pequeña descarga de color por lo que es aconsejable lavarla sola. En este sentido es mejor lavar siempre juntas prendas del mismo color.
  • No dejar nunca prendas en remojo, ni demasiado tiempo en el lavarropas después del lavado (por ejemplo, toda la noche).
  • Cuando decida lavar la ropa no lo haga en etapas, hágalo de una vez hasta terminar. Este cuidado es fundamental cuando la prenda es combinada.
  • Si utiliza jabones especiales respete al máximo las instrucciones de los mismos, particularmente en lo referente a la cantidad a utilizar y al tiempo de remojo que indican. Cualquier exceso puede arruinar la prenda definitivamente.

SECADO

  • El sol ayuda a blanquear la ropa blanca pero es el peor enemigo de la ropa de color. Por lo tanto es aconsejable no secar la ropa de color al sol y si se lo hace, dar vuelta la prenda dejando para afuera la parte interna de la misma.
  • Es mejor que el lugar de secado esté aireado. Si se seca en un tendedero interior, procurar que haya corriente de aire.
  • Las prendas propensas a deformación, deben estirarse al secar para que recuperen su forma. Este tipo de productos no es habitualmente fabricado por esta empresa.
  • No se debe secar por aire caliente ni por calefacción; particularmente si se trata de prendas de algodón o lana.

PLANCHADO

  • Planchar con la ropa ligeramente húmeda.
  • Empezar a planchar con la temperatura más baja a las prendas sintéticas. Luego con una mayor a las de algodón. Si usa plancha a vapor mucho mejor.
  • Esperar unos minutos para pasar a una temperatura más baja.
  • No planchar de forma directa sobre las estampas de la prenda. Es conveniente poner un trapo encima o hacerlo con la prenda dada vuelta.